¿Qué consecuencias tiene el cambio de residencia en los menores?

Como es bien sabido, un cambio de residencia es una situación vital estresante en los adultos, cuanto mas, en los propios menores. Tras un divorcio, es esencial fomentar la adaptación de los menores a la nueva situación, y prevenir en la medida de lo posible las dificultades que puedan aparecer en su correcto desarrollo y evolución.

Los menores, en función de sus características personales y demás factores pueden reflejar dicha situación estresante, de forma internalizante (depresión, mayor timidez…) o externalizante (problemas de conducta, por ejemplo una mayor agresividad).

También suelen producirse en los menores trastornos del sueño, provocando un aumento de pesadillas, y mayor sensación de inseguridad. Un cambio de residencia , además de ser una fuente estrés, siempre implica una perdida, a parte de la perdida de la casa en la que el menor ya ha comenzado a crear sus recuerdos, perdida de sus primeros vínculos esenciales como amigos del colegio, vecinos,  siendo está perdida mucho mayor si en la nueva ciudad no reside alguno de los progenitores o familiares cercanos como abuelos, primos, tíos…¿pero qué es el vínculo afectivo o apego ?  Es un factor determinante para la salud mental y la vida emocional de un ser humano.

Hablar de apego es hablar de un vínculo humano por excelencia, es tener en cuenta que el núcleo principal de cómo nos relacionamos con los demás en nuestra vida adulta se basa, en gran parte, en las experiencias vividas en los primeros años tanto  con las figuras parentales, como las de abuelos, tíos, primos, amigos y que esto condiciona las relaciones afectivas posteriores, de forma no determinante, pero sí muy probabilística. Podríamos definir el apego como un vínculo afectivo que se forma con alguien

especial, que persiste en el tiempo, que hace que se tienda a buscar la proximidad con esa figura.

Es decir, cuando a un menor, se le traslada de la localidad donde ha comenzado a establecer vínculos afectivos, a otra, donde no cuenta con ninguna figura de referencia, únicamente la materna o paterna, puede verse perjudicada su forma de establecer vínculos con nuevas personas, ya que pueden tener sentimientos de abandono, al no ver con la frecuencia que antes lo hacían a las personas que formaban parte de su núcleo, es decir afecta al bienestar del menor.

Otra de las consecuencias de un cambio de localidad de residencia de un menor, suele ser la disminución en el rendimiento académico.

Para concluir, no se considera recomendable un cambio en el domiclio del menor,  excepto por razones de peso, como por ejemplo trabajo o cuidado de algún familiar próximo con alguna discapacidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

peritajes civiles

peritajes de familia

peritajes penales

peritaje laboral

vigilancia penitenciaria

segunda opinión

psicologia integral

síguenos en rrss

Dónde trabajamos

MADRID
CASTILLA LA MANCHA (Cuenca, Albacete, Villarobledo, Toledo, Talavera de la Reina)
EXTREMADURA (Navalmoral de la Mata)
ANDALUCÍA (Málaga)
Si el proceso lo requiere, podemos desplazarnos a domicilio, despachos de abogados, hospitales, institución carcelaria, etc.

6 + 5 =

Contáctanos por Teléfono

w

Contáctanos por WhatsApp

Contacto por Correo

Sarah Thomas Web & Strategy

Abrir chat
Hola, te puedo ayudar?